Conoce a nuestras familias anfitrionas

¡Cada familia es única! Nuestras familias anfitrionas están situadas por todos los Estados Unidos y cada una lleva un estilo de vida diferente. Algunas viven cerca de una gran ciudad, mientras otras viven pequeños pueblos. Las hay en la que ambos padres trabajan y en otras no; y también varían el número y la edad de los hijos.

Pero hay un factor que todas tienen en común: necesitan a una persona de confianza para el cuidado de los niños, que tenga auténtico interés en aprender una nueva cultura mientras enseña acerca de la suya.

Cuando ambos padres trabajan

La Familia Bauer de Massachusetts

Padres anfitriones: Sheila y Andi

Niños anfitriones: Elena (8) y Alex (5)


Familia anfitriona desde: 2003


Actual Au Pair: Mirjam de Austria

La familia Bauer ha recibido nueve au pairs, desde que su hija Elena era apenas un bebé, ellos aceptaron el programa en su totalidad, haciendo a cada una de sus au pairs miembros de la familia, o "sobrinas”.

 El programa de au pair es perfecto para nosotros debido a su flexibilidad.  Confiamos en nuestra au pair para que nos ayude por las mañanas a llevar los niños a la parada del  autobús y a recogerlos por la tarde. Su horario se puede adaptar al año escolar o ajustarse a las vacaciones de verano. Además, yo prefiero una au pair porque puede coordinar los días de juego y organizar las actividades, en lugar de que los niños tengan que ir a talleres o cursos después de clases.  Es importante dejar claro qué es lo que se espera de ella en el día a día, lo ideal es proporcionarle una lista escrita de tareas. Nos gusta que la persona que va a cuidar a nuestros hijos sea parte de nuestras vidas. Los niños e incluso sus amigos y los padres tienen la oportunidad de relacionarse con nuestras au pairs. Por último, nuestra au pair ha permitido a nuestros hijos estar en contacto con otras lenguas y culturas, y creo que tienen una mejor visión y compresión del mundo gracias a este programa.

Cuando ambos padres trabajan

La Familia Newman de Colorado

Padres anfitriones: Rachel y Brent

Niños anfitriones: Mason (5) y Clayton (2.5)


Familia anfitriona desde: 2008


Actual au pair: Luise de Alemania

Rachel, la mamá anfitriona nos cuenta de su au pair, Luise, "Ella hace de nuestra casa un lugar divertido para los niños. Va más allá de lo que hace con ellos. Para nuestro hijo le fue difícil adaptarse a las exigencias del jardín de infancia. Así que inmediatamente después de su llegada a comenzó con "clases particulares" en casa a mi hijo. Ella tenía programado en qué trabajar cada día para que fuera diferente. Así pues, los resultados fueron inmediatos, viendo como evoluciona y se siente más seguro en el colegio”. El programa es perfecto para nosotros pues nos da mucha flexibilidad para el cuidado de los niños. A veces, existe la posibilidad de darle las mañanas libres y que trabaje sólo por la tarde o al contrario. En una guardería normal, no podríamos contar con estas ventajas Me siento mucho más cómoda teniendo una au pair porque puedo organizar los horarios de mis hijos y les permite a ellos divertirse. El otro aspecto que me encantó, sobre todo con las dos últimas au parís, es la buena relación que nuestros hijos han tenido con ellas. Se han convertido en parte de nuestra familia y estoy segura de que vamos a estar en contacto para el resto de nuestras vidas. Es genial que nuestros hijos tengan una experiencia cultural tan jóvenes.

Familia con más de tres niños

la Familia Rau de Virginia

Padres anfitriones: Dariece y Charlie


Niños anfitriones: John (15), Ian (14), Gannon (8), Jackson (6) y Kristian (4)


Familia anfitriona desde: 2006


Actual au pair: Juliane de Alemania

Nos cuenta Dariece, la mamá anfitriona: "Juliane tiene 19 años camino a los 30 años (una broma, en el buen sentido) Ella es tan madura y responsable que todo el mundo piensa que ella es mayor de la edad que tiene. Es un maravilloso modelo a seguir para nuestros hijos. Por ejemplo, he tenido otras au pairs que me han dicho lo agradable que es ella y la suerte que tenemos de que esté en casa. Y yo, ¡estoy totalmente de acuerdo!”. Mis hijos están cada uno en un colegio diferente con clases extraescolares que implican diversas actividades después de clase. Algunas de ellas son: el fútbol, la natación, al igual que otros deportes, así como los boys scouts. Nuestra au pair ayuda a que mi vida sea menos estresante, sabiendo que la tengo a ella como una ayuda extra. Juliane es una persona madura con carácter alegre que transmite en casa. Sin ella, ¡mis hijos no serían capaces de realizar las actividades extraescolares que tanto disfrutan! Ella nos llena de energía a todos.

Cuando la madre es soltera

La Familia Sekera de Illinois

Madre anfitriona: Lori


Niños anfitriones: Lucas (edad 6), Courtney (edad 4) y Angela (edad 1.5)


Familia anfitriona desde: 2010


Actual au pair: Nina de Alemania

 

Tener a Nina en nuestra casa es como tener a una amiga cerca para mi y para mis hijos. Al principio fue una situación difícil, pero ahora mis niños la adoran.

Nina no sólo se limita a cuidar de los niños, también piensa en cómo ayudarles para solucionar sus problemas, hablar de planes futuros y actividades.

Desde la perspectiva de la vida del día a día, ser una madre soltera y tener au pair es como tener compañera de piso, con la cual de forma esporádica nos hemos quedado hablando hasta altas horas de la noche, convirtiéndose en amiga más que en au pair. Ha sido sin duda una ayuda inesperada para recuperar un poco mi actividad como madre y la vida día a día.

Una familia con gemelos

La Familia Sternburg de Massachusetts

Padres anfitriones: Cheryl y Robert


Niños anfitriones: Alex (10), Joshua (9), Amanda y Julia (1 año y medio)

Familia anfitriona desde: 2009


Actual au pair: Laura de Colombia.

Los Sternburgs han tenido tres au pairs.

Ellas ayudaban a Cheryl, la madre, llevando a los mayores a la escuela cada mañana, mientras cuidaban de los gemelos hasta que Alex y Josué regresaban de la escuela. La familia Sternberg necesita una ayuda de 9 horas de Lunes – Viernes, dando libres la mayoría de los fines de semana a sus au pairs.

Hay muchos Cultural Care Au Pairs en el área,  por lo que facilita el hacer un grupo de amigos enseguida.

No hay duda de que en estos últimos cuatro meses, Laura ha querido con pasión a nuestros hijos al tratarlos como si fueran suyos, sintiendo nuestros hijos lo mismo por ella.

Con distintas personalidades en nuestra casa, ella ha aprendido la mejor manera de llevarse bien con todos y hacer de los retos experiencias de aprendizaje. Ella tiene siempre una actitud positiva, pudiendo evaluar siempre la mejor opción para cada situación.

Tener una familia con gemelos puede ser muy divertido pero también a veces un desafío. Otro par de manos en la casa aseguran que el nivel de estrés esté al mínimo.