Cultural Care Au Pair

Nacida en Suecia, Tove Meyer fue au pair de Cultural Care en Chicago entre 2002 y 2003. Ahora es periodista y escritora, además de productora de un importante programa de debate escandinavo.

Embedded content: https://www.youtube.com/watch?v=Nxn78WI3Q0s

Recuerdo la primera vez que vi un semáforo camino al aeropuerto y me sorprendí por lo grande y diferente que se veía todo. Era mi primera vez en Estados Unidos y mi primera vez tanto tiempo lejos de casa. Comencé a depender de mí misma tan solo un minuto después de bajar del avión.

Afortunadamente, desde el momento en que conocí a mi familia anfitriona me sentí como en casa. Eran muy abiertos de mente y teníamos una gran comunicación en lo que respecta a los niños y a mi trabajo. Estaba convencida de por qué había venido a Estados Unidos y sentía que ellos me habían recibido con los brazos abiertos. Sentía que confiaban en mí y que veían que yo podía aportar algo especial a sus niños. Eso me dio mucha confianza en mí misma. Me manejé mucho mejor de lo que pensaba.

Fue durante mi año como au pair que comencé a desarrollar un sentido sobre quién era yo y a pensar en lo que quería ser y conseguir en la vida. Me di cuenta de que soy una persona muy sociable y aventurera, con una mente muy creativa. Comencé a escribir mucho, sobre todo historias breves y novelas en mi habitación, y me di cuenta de que se me daba bien. De regreso en Suecia se publicaron algunas de mis antologías y gané algunos concursos de escritura mientras estuve en Estados Unidos. (Sí, Internet ya existía ¡y también funcionaba!)

Adoraba la forma en que podía conectarme de un modo tan natural con gente nueva, tanto en el supermercado como en la escuela de mis niños anfitriones. Conocí mucha gente y comencé a escuchar sus historias. Mi interés por las historias de los demás me hizo reflexionar sobre ser periodista. Aquí estoy ahora, cada día trabajando con las historias de vida de diferentes personas.

Ser au pair es una muy buena ampliación para tu CV, porque demuestra que trabajas duro, que aceptas responsabilidades y que eres lo suficientemente valiente como para dejar tu país por una cultura nueva. Aunque también debo decir que es una experiencia que enriquece a todo nivel. Es una aventura y un desafío incomparable. Una experiencia cultural que de algún modo te definirá para el resto de tu vida.